miércoles, 23 de agosto de 2017

La Regla de Oro

La Regla de Oro: haz por los demás lo que te gustaría que hicieran por ti,  se conoce con otros nombres: imitar a Cristo, don espiritual de la Rectitud. La Regla de Oro es una perfección, una virtud completa o perfecta, es decir una virtud máxima en su genero. 
Esta Regla ética tiene implícito un concepto: la empatía. La empatía no es una facultad del alma sino del espíritu. Es por esto que vivir según el espíritu (Romanos 8:5, Marcos 12:31), es vivir rectamente. La vida Recta, es decir la vida en gracia, es un concepto mas general: es actuar siempre por principios, es ser precisos y exactos, es hacer lo correcto porque es lo correcto.
La Regla de Oro es el camino hacia la iluminación espiritual.
El fin de la virtud es la felicidad, es decir el deseo natural del alma es la felicidad; la felicidad representa un estado de armonía para las facultades del alma, la felicidad es una optimización del estado de animo.
La búsqueda de la felicidad describe un estado intermedio entre el bien y el mal.
El fin de los Dones Espirituales es la vida en común, la comunión, la vida eterna, la santidad.
Espíritu y alma son planos distintos, el alma responde al concepto de mascara en la sicología. Elegimos entre el bien y el mal, entre la Rectitud y el Pecado.
http://www.quintoevangelio.com.ar/es/artículos/item/35-la-regla-de-oro.html